18/11/2005 - 00:00 h.

TEATRO ARNICHES

ATRA BILIS TEATRO

presenta:

Y COMO NO SE PUDRIÓ… BLANCANIEVES

Autor: Angélica Liddell

Con:

GUMERSINDO PUCHE, ANGÉLICA LIDDELL



Dirección: ANGÉLICA LIDDELL



Sinopsis:

¿Qué es “Y como no se pudrió”? “Y como no se pudrió....” es el segundo acto de resistencia contra la muerte después de “Y los peces salieron a combatir contra los hombres”. Hemos utilizado el personaje de los Grimm, Blancanieves, para concentrar sobre ella el horror de la guerra, la muerte, el castigo, la violación, el hambre, el odio, hemos convertido a Blancanieves en una niña-soldado, y lo asombroso es que sigue siendo una niña. En la parte próspera de la tierra los niños aprenden a relacionarse con el mal a través de los cuentos de hadas, por eso escogimos un personaje infantil centroeuropeo, para encenagarlo en ese lado del mundo donde los niños aprenden a relacionarse con el mal a punta de machete o a cambio de un plato de comida. Esta hibridación entre centroeuropa (representada según el canon de la máxima estilización occidental, El ballet) y el mundo pobre, nos ha conducido hasta la fábula de un tiempo y espacio ficticios, donde la guerra ha evolucionado de modo que las victorias y las derrotas tienen que ver con masacres infantiles y no con la lucha entre ejércitos. Este tiempo y espacios ficticios cobran valor precisamente porque ya está ocurriendo. Todos los hechos que se describen están basados en hechos reales. Por otra parte“Y como no se pudrió...” es el retrato de los escombros morales que trae como consecuencia un conflicto sangriento, no sólo es la historia de la víctima sino del torturador, en este caso un Príncipe- soldado cuya conciencia debe convivir con el trauma pero también con la sensación de placer. En cuanto a la estructura de la narración no he querido negarle la oportunidad del misterio, es decir, lo que estamos presenciando en escena bien podría confundirse con una alucinación, pero posee la fuerza del realismo, ese realismo en descomposición que caracteriza la parte podrida de las cosas. Al final “Y como no se pudrió....” acaba siendo una historia de amor imposible, puesto que los atroces acontecimientos superan la voluntad del hombre. Estado y principio de la vida El problema de la política es la política misma. Ha dejado de estar ligada a la filosofía, al pensamiento, para asociarse con el poder económico, de manera que mantiene un idilio permanente con la injusticia. Y la consecuencia de la injusticia es el sufrimiento, sobre todo si se refiere al reparto de la riqueza y a la pacificación. Uno se empieza a cuestionar la idea de Estado como responsable del bien común, el Estado, lamentablemente, es una situación retórica, apoyada en maquinarias de propaganda faraónicas, donde el mal se justifica como un bien gracias a la ideología baba, a menudo con fines viles y mezquinos relacionados con el enriquecimiento personal. El pensamiento ya no puede competir con la política y los grupos mediáticos que la apoyan. Aunque parezca asombroso todavía hay que defender el principio de la vida frente al principio del Estado. Me pregunto, si no hay responsables, si no hay juicios, si el mal no existe en el Estado, entonces por qué causa miles de muertos. Estamos creciendo en modelos de Estado en que la vileza no se castiga. Los villanos son masacrados por otros villanos en un tornillo de violencia infame.
 

Ficha Tecnica:

Reparto:  Gumersindo Puche, Angélica Liddell y colaboradores especiales
Diseño de espacio y vestuario:  Angélica Liddell
Diseño de iluminación:  Carlos Marquerie
Edición de vídeo:  Salvador Martínez, Vicente Rubio
Banda Sonora:  José Carreiro
Fotografía:  Jaime Ortín

Producción de Iaquinandi S.L. con el apoyo de la Comunidad de Madrid, Consejería de Cultura y Deportes.

 





Duración: 75 minutos