20/11/2005 - 00:00 h.

TEATRO ARNICHES

DANTE

presenta:

VOCES CONTRA LA BARBARIE

Autor: Julio Salvatierra , Laila Ripoll , Raúl Hernández Garrido , Yolanda Dorado y Yolanda Pallín

Con:

MARÍA CASTILLO, ISAAC CUENDE, TATIANA C. ANDRADA, MANUEL GARCÍA, CHUS CASTRILLO

 



Dirección: ADOLFO SIMÓN



Sinopsis:

Ante un acontecimiento de las magnitudes de los atentados del once de Marzo nadie se queda impasible; no obstante las reacciones son totalmente personales y pueden diferir diametralmente de un individuo a otro. Quizá por ello la única forma de afrontar con sentido este trabajo sea precisamente la de dejar que diferentes voces, elegidas por su calidad como dramaturgos, no por su naturaleza humana, escriban libremente sobre ello. El resultado no puede sino aproximarse a las emociones de gran parte del público. De hecho así lo confirma la disparidad que existe entre estos siete textos, tanto los temas escogidos como sus tratamientos. Los primeros recogen desde el presagio del desastre al alivio del descanso, la lucha por la vida, la tragedia de la pérdida y sobre todo, al momento anhelado de la esperanza. Los segundos oscilan entre la cruda realidad de un texto naturista a la sublimación del duelo en una fantasía mitológica. Despedida de Raúl Hernández, y Entrevías de Yolanda Pallín, viene a ponernos frente a la hipotética realidad de quienes cometieron los atentados, el primero nos sugiere la convivencia que muchos de nosotros pudimos llevar con ellos antes del desastre mientras que el segundo le brinda a un posible suicida la oportunidad de la reflexión y el arrepentimiento que no aprovechó. Once de Marzo, de Laia Ripoll, nos enfrenta a la pérdida de un ser querido. Probablemente el más crudo de los textos, dejó a la autora con necesidad de dar paso a la esperanza. De ahí surge Clari, que junto a Oxígneo, de Yolanda Dorado, intenta dibujar un futuro luminoso superando los traumas físicos y psíquicos que trajo la barbarie. Para ello un toque de humor hace asomar una sonrisa a una cara que no olvida el horror, la de los personajes. Pero si hay una frase fundamental en la superación de un duelo, esa es la aceptación de la pérdida. El Muerto y el Mar, de Julio Salvatierra, nos enfrenta a la realidad de la muerte poetizada. Recurriendo al mito clásico de la barca de Caronte, el autor aprovecha un guiño para recordarle a todo el mundo que en la tragedia no debería haber lugar para la demagogia, pero nos recuerda que no son los muertos los que sufren, sino los vivos, importante asumir esto; que descansen en paz para poder empezar a descansar nosotros. Así pues, si bien la naturaleza del individuo-autor se muestra dispar en los textos que escribe, la naturaleza del individuo-ser humano se muestra unánime al enfrentarse a los hechos acontecidos con anhelo de superación, unánime en su revelación contra la impotencia, unánime en el respeto a los afectados, y es ahí, en su humanidad, donde los textos cobran unidad.
 

Ficha Tecnica:

Proyecto:  Dante. Sobre una idea original de Adolfo Simón
Textos:  Yolanda Pallín, Raúl Hernández Garrido, Laia Ripoll, Julio Salvatierra, Yolanda Dorado
Composición Musical:  “El bosque de los ausentes” interpretada al violonchelo, Antón García Abril y Asier Polo
Vestuario y figurines:  María Luisa Engel
Diseño y realización del traje de Clitemnestra:  Lorenzo Caprile
Escenografía e iluminación:  Juan Sanz, Miguel Ángel Coso
Construcción escenográfica:  Talleres TAMAL, S.C., Antigua Escena
Construcción elemento escénico:  Luis Castilla
Diseño del cartel:  Juan Genovés
Telón escénico:  Lucía Gironés
Bocetos escenográficos:  Christian Caillet
Grafismo:  Antonio Ibáñez
Espacio sonoro:  SGAE y Radio Círculo (Grabaciones), Zinkia (Montaje), Wildtrack (Efectos)
Fotografía:  Pablo González, Guillermo Ruiz
Montaje audiovisual:  Paula Segura
Jefe técnico:  Rafa Ortega
Producción:  Pedro Juan Gironés
Ayudante de dirección:  Milagro Lalli





Duración: 70 minutos