16/11/2012 - 00:00 h.

TEATRE ARNICHES

CHIRIGÓTICAS

presenta:

LA MALETA DE LOS NERVIOS

Autor: Antonio Álamo

Con:

ANA LÓPEZ SEGOVIA, ALEJANDRA LÓPEZ y TERESA QUINTERO



Dirección: ANTONIO ÁLAMO



Sinopsis:

“CHIRIGÓTICAS” Desde hacía algún tiempo me venía rondando la idea de descontextualizar la forma del carnaval gaditano y explorar sus posibilidades teatrales en un escenario. De un modo un tanto casual José Monleón también había intuido esa misma posibilidad y me propuso que montara “algo” para inaugurar el teatro que lleva su nombre. Al nombrar ese “algo”, supongo, Monleón ya adivinaba que difícilmente podría tratarse de una obra con un formato y una estructura convencionales. Su propuesta, en cualquier caso, parecía ratificar misteriosamente mi intuición al tiempo que la situaba en un contexto privilegiado. Como escribe Pedro G. Romero, lo propio del Carnaval de Cádiz es el haber sabido resistirse a los modelos estandarizados de Río de Janeiro o Venecia y mantener un número de herramientas propias suficientes para dinamizar, perpetuar y agitar sin perder de vista la inversión de órdenes que es propia de cualquier carnaval. A fin de cuentas, no hacemos referencia sino al espíritu crítico que lleva en la sangre y sin el cual el Carnaval no quedaría sino reducido a un inocente folclore. Estos valores del Carnaval de Cádiz se encuentran con mayor fuerza y vitalidad en las llamadas “chirigotas ilegales”, esto es, aquellas que se apoderan anárquicamente de las calles y, al margen del Teatro Falla, no participan en el concurso oficial de Carnavales, haciendo una especie “de teatro de guerrilla y música de escaramuzas”, según escribía Pedro Calvo. Acaso entre todas estas chirigotas ilegales, ninguna se preste tan bien a nuestros propósitos como la formación de “La Chirigota de las Niñas”, liderada por Ana López Segovia, que es la principal autora de su extenso repertorio. Sus letras, sin abandonar en ningún momento el espíritu carnavalesco y popular, con todos los ingredientes de la más fina escatología, si se nos permite la paradoja, contienen grandes dosis de crítica social. Tuve la oportunidad de escuchar las coplas y romances de Ana López Segovia no en su lugar natural, que es la calle, sino en un bar de Cádiz y, desde el primer momento, quedé prendado por la altísima calidad de las letras. Yo creo que la mejor poesía satírica española –cuya tradición va del Arcipreste de Hita a los poetas más recientes-- es aquella que tiene una fuerte ascendencia popular, la que viene de las calles y es recogida por el poeta, o al contrario, esto es, la que saliendo del poeta acaba en las calles gracias a su estilo limpio, brevísimo y casi conversacional. Es decir, Quevedo. “La concisión es la lujuria del lenguaje”, escribió Pessoa. Y en estas letras de Ana hay, precisamente, lujuria formal y lujuria de contenido. Porque esa es otra: la fuente de inspiración de las letras de Ana es, nada más y nada menos, que “lo que pasa en la calle”. Pero, según creo, es no sólo gracias a la calidad de los versos con los que dialogan sino también a la manera en la que afrontamos el trabajo interpretativo por lo que nuestras actrices/cantantes, curtidas en la verdad de las calles, consiguen, desde el primer instante, contactar con el público. A la búsqueda de una teatralidad directa y mordaz, en polifonía de voces, con el peculiar ritmo lingüístico y gestual del habla gaditana, con “Chirigóticas” nos propusimos realizar un tratamiento estético singular para tomar distancia con el folclore que lo generaba. El agudo sentido para la observación social de Ana López, su alejamiento de las formas engoladas, su rigor para en cuatro versos escasos plantear una situación y resolverla pocos segundos después con una carcajada, fue lo que me incitó a plantearles una pregunta, que no es sino el germen de “Chirigóticas”: ¿Qué pasaría si, huyendo de la rigidez del género, introdujéramos los conceptos de personaje y acción dramática en la chirigota gaditana?
Antonio Álamo
 

Ficha Tecnica:

Letras: Ana López Segovia, “La chirigota de las niñas”
Espacio Sonoro y Música: Luis Navarro, Javier Mora
Coreografía: Paloma Díaz
Vestuario: Carmen Sánchez, Eunice García
Diseño de iluminación: Luis Del Valle
Asesora Vocal: Julia Oliva
Audiovisuales: Agustín Hurtado, María Artiaga
Fotografía: Zaida Povea
Diseño gráfico: Arantxa Santamaría
Producción: Verónica Sosa

 





Duración: 95 minutos