13/11/2011 - 00:00 h.

TEATRO PRINCIPAL

LA ZONA

presenta:

DÍAS ESTUPENDOS

Autor: Alfredo Sanzol

Con:

ELENA GONZÁLEZ, NATALIA HERNÁNDEZ, PABLO VÁZQUEZ, JUAN ANTONIO LUMBRERAS y PACO DÉNIZ

 



Dirección: ALFREDO SANZOL



Sinopsis:

Días Estupendos quiere continuar esta línea de investigación que inicié con Risas y Destrucción y que seguí con Sí, pero no lo soy. Me encuentro en la primera fase de la escritura. Poniendo en Google "días estupendos" he sacado páginas que tienen que ver en su mayoría con el tiempo de las vacaciones, con el tiempo del descanso, del veraneo. Y esta casualidad, de nuevo el azar, me estimula mucho. El verano es un tiempo en el que la personalidad sufre el cambio más brusco de todo el año. Proyectamos fantasías, realidades que nos gustaría vivir, esperanzas de paraísos... y queremos que todo se realice en ese breve tiempo en el que podemos romper con la actividad habitual para meternos en una especie de burbuja. El verano es un tubo de ensayo en el que aparecen las voces que permanecen normalmente ocultas produciendo una experiencia de realidad paralela. Días Estupendos quiero que vaya sobre el verano. Sobre la nostalgia del verano y la libertad que sentíamos cuando éramos niños. Sobre las expectativas. Sobre esos días del año en los que concentramos todas nuestras esperanzas de felicidad. Sobre la frustración y el estrés que produce no conseguirlas. Sobre la gente que conocemos en tan poco tiempo y con la que entablamos extrañas y fugaces relaciones de amistad, pero que en el momento nos parecen tan intensas. Quiero que vaya sobre esa relación que establecemos con el espacio. Soñamos cómo sería la vida si nos quedásemos siempre ahí. ¿Y si nos venimos a vivir aquí? ¿Las casas serán muy caras aquí? Como en todos los sitios. Podríamos comprar algo pequeño. Yo prefiero alquilar unos días, pero que sea grande. ¿Entonces no quieres venir a vivir aquí? ¿Pero qué estás diciendo? ¿De qué coño me estás hablando? Quiero que Días Estupendos vaya sobre esa música que escuchamos. Por supuesto, sobre las canciones del verano. Pero también sobre la música de un bar que nunca podríamos haber imaginado. Días Estupendos habla de la transformación que sufrimos en diez, quince días. Dejamos de ser nosotros. Somos de repente aventureros. Intrépidos, atrevidos, o totalmente holgazanes, tímidos. Las vacaciones son un paréntesis extraño. El peligro de salir de la rutina puede producir situaciones inesperadas, encuentros inesperados que nos hacen pensar en cosas inesperadas. Quince días parecen una eternidad. No recordamos que pasó en enero-febrero-marzo, pero sí recordamos esos quince días de julio, y lo hacemos de manera nítida, perfectamente dibujada. "El turismo, qué gran invento". Cuando se aproximaban las fechas de San Fermín, a Pamplona comenzaban a llegar los guiris. Mochileros de todo el mundo que miraban la ciudad, mi ciudad, como si fuera maravillosa. Para mí Pamplona era mi casa. Un sitio que estaba bien, y ya está. Nada exótico ni emocionante. Yo veía como los guiris miraban Pamplona emocionados, y luego como la veían mucho más emocionados cuando comenzaban las fiestas, y a través de sus ojos comencé a mirar Pamplona de otro modo. España es un destino de turistas y su mirada veraniega ha sido fundamental para construir nuestra identidad... Como Días Estupendos está comenzando lo dejamos aquí, con 'puntos suspensivos, sin un final. Ahora no es tiempo de poner fin si no de comenzar. Vamos allá. No quiero acabar sin dar las gracias a Gerardo Vera. Su entusiasmo, su apoyo, sus consejos y su apuesta por Sí pero no lo soy, después de ver Risas y Destrucción, han sido fundamentales para que esta trilogía continúe.
Alfredo Sanzol
 

Ficha Tecnica:

Escenografía y vestuario Alejandro Andújar
Diseño de iluminación Baltasar Patiño
Música Fernando Velázquez

Producción LAZONA

 





Duración: 90 minutos