Autor: Pepín Tre


 
70-81.-
Hago canciones para Formula V, El Puma, Francisco. Demasiados años sin que la salud se resienta.

82-83.-
Viaje a Méjico buscando consuelo y curación, y por qué no esperando que el peyote me muestre el camino. Me distraigo, miro al otro lado del río y de nuevo canciones para Víctor Iturbe “El Pirulí”, Vicky Carr y Los Llanos. Huída a Colombia con Barrabás, Medellín, Bogotá y Cali.

84-89.-
Vuelta a Madrid. Busco la redención formando los grupos “Cirrosis” y “Al fondo hay sitio”. Tertulias musicales de bar de marcado estilo etílico.

91-95.-
Por prescripción facultativa cambio de hábitos musicales y hasta de nombre. Me hago llamar Pepín Tre y como terapia incorporo al aspecto musical, monólogos trepidantes para justificar el nuevo apellido. Intento ser actor en “Don Juan en los infiernos”. No me aprendo el texto, Gonzalo Suárez siempre generoso conserva la secuencia en el montaje.

Comienza la tremenda gira del espectáculo “Viva el Coyote”.

95-99.-
Ricardo Franco, me pide la banda sonora para la película “Oh Cielos”. Eso mismo pensé yo.
Incuestionable presencia en radio, 4 años en el programa de la Cadena Ser, “La media vuelta”.

99-2000.-
La generosidad en el mundo del cine no tiene límites. De la mano de Karra Elejalde y Karlos Arguiñano ruedo “Año Mariano”. Como actor, la misma cantidad de humo que Apocalipsis Now pero por otras vías.
Colaboración en los “Premios Max” de Teatro, montando un gag con Tricicle, conseguí que hablaran.

2001-2003.-
Tremolante segundo disco “Verdades como puños”. Gira con el espectáculo del mismo nombre para que todo encaje. Trabajo en “El Rey de la Granja”, El club de la comedia, 7 vidas y Estudio Uno. Pero el año no acaba ahí.

Disco emblemático “18 BOLEROS CHULOS”. Directo al fracaso. Para mantener el equilibrio universal gira complementaria 18 Boleros Chulos. Éxito rotundo. Cuadramos las cuentas.

Suena el teléfono , Karra Elejalde, impulsivo y reflexivo apartes distintas va a rodar una nueva película: TORAPIA.- Tengo un papel para ti, podrías ser Leonardo Da Vinci, o un pillete árabe que se trasmuta en arácnido durante una cabalgada vertiginosa por el desierto. Acepto sin dudado, ambas posibilidades están en mi registro. Cuelgo.

Nueva llamada Paco Mir (Tricicle) al aparato. Por señas me propone una zarzuela “LOS SOBRINOS DEL CAPITAN GRANT”, ¿Dónde? Pregunto, en el Teatro de la Zarzuela. Acepto, es coherente.

2004-2005.-
Continúa escapándose el tiempo entre los dedos, como peces saltarines en su intento irresistible de fundirse con el líquido elemento que tantas alegrías y cómo no algún que otro sobresalto les añade a su existencia Vuelve la Radio.
“LA ROSA DE LOS VIENTOS” Onda Cero.

¿Y la televisión? Sí, pero si es al aire libre. Sin problema. Wyoming arranca en la primera con un programa en “LA AZOTEA”. No tengo vértigo, acepto. Al fin y al cabo la vida es aceptar … y fracasar.
El programa cae hasta la dura calle. A por otra.

2006-2007.-
Vuelvo a girar con los tres espectáculos, VIVA EL COYOTE, VERDADES COMO PUÑOS y S.FLOID SICOANALISIS PARA DESPUES DEL AFEITADO, que no dejan de ser como Dios: Uno y Trípode, tres títulos diferentes y un solo espectáculo verdadero. Esta vez giro longitudinalmente.

2008-2009.-
En la XVI Muestra de Teatro Español de Autores Contemporáneos, cuentan conmigo. Acudo con una obra corta, dada la longitud en el título del evento, por no pasarme de tiempo.

Logroño en su ACTUAL 09 reclama mi presencia a cambio de un cheque. Me parece justo, allá voy.

Los Veranos de Gijón me acogen en el Pumarín, con vigor y entusiasmo, como las olas cantábricas, como las fabes que cuando van en cuadrilla o fabada son lo mas parecido a la Revolución Francesa… o no. Suena otra vez el teléfono. No puede ser, de nuevo PACO MIR. -Preparo una nueva zarzuela, creo entender por sus gestos, y quiero contar contigo- . Este hombre es prodigioso. Y ahí me tienes otra vez ,en el escenario de El Teatro de la Zarzuela, paseando dicharachero por LA GRAN VIA ESQUINA CHUECA.

Así es la vida amiguitos y amiguitas, un incesante ir y venir para no llegar a ninguna sitio.
Como espero seguir en este mareante vaivén, os contaré cosas nuevas, pero eso lo haré en el blog, y si no os cuento nada, que también es posible, será que estoy echándome la siesta que tampoco es imposible, bueno yo diría que es más que posible. Ahí os quedáis amigachos, entre lo posible y lo imposible.